Páginas vistas en el último mes

sábado, 27 de abril de 2013

PROPÓSITO.


El propósito de este blog es ser un apoyo y un lugar de encuentro para padres de familia que estén interesados en estimular el lenguaje oral de sus hijos en edad de preescolar.

Encontraran una serie de actividades sencillas que se pueden realizar en su casa, recomendaciones de páginas webs, blogs interesantes, videos, canciones que pueden utilizar  para apoyar a sus hijos en el desarrollo de su competencias comunicativas.

ORIENTACIONES Y ACTIVIDADES PARA DESARROLLAR EL LENGUAJE ORAL DESDE CASA


El lenguaje y la comunicación de tu hijo/a puede mejorar si trabajamos con ellos “un poquito cada día”. A continuación les presento algunas recomendaciones generales que podrán poner en práctica desde casa.


·           Cuando hablemos con nuestros hijos/as, es bueno darles el tiempo necesario para que contesten a las preguntas que les hagamos. También debemos demostrarles que les estamos escuchando mirándoles cara a cara siempre que intenten comunicarnos algo.

·           Es recomendable no usar preguntas cerradas, es decir, no usar preguntas en las que sólo tengan que contestarnos si/no porque detienen la comunicación. Es mejor usar preguntas en las que tengan que contestarnos con el concepto, frase… Por ejemplo: no usar siempre preguntas, como: ¿quieres pan? Usaremos preguntas abiertas, como: ¿qué quieres?, ¿Quieres pan, chocolate o galletas?

·           Utilizar constantemente un lenguaje claro y adulto, evitando los diminutivos y el lenguaje infantil.

·           Si el niño/a comete errores en su lenguaje, no reír estas incorrecciones ni repetir constantemente la expresión. Se corrigen las palabras mal dichas añadiendo las que no dice, pero siempre después de que él haya acabado de hablar.

·           Jugar al “veo veo” o aprender canciones también favorece el desarrollo del lenguaje y la comunicación.

·           Realizar juegos de soplo: hinchar globos, sorber con pajitas, tocar pitos, trompetas, hacer pompas de jabón, apagar velas, comer con la boca cerrada (así le obligamos a respirar por la nariz).

·           Realizar movimientos de mandíbula, lengua, labios y mejillas delante de un espejo para que nos imite mejor: dar besos exagerados, hinchar las mejillas de aire, lamerse los labios de un lado al otro de la boca…

·           Contarle cuentos, a ser posible que el niño pueda seguir la narración con imágenes. Después deberá responder a preguntas sobre el cuento: ¿quién?, ¿qué hace?, ¿dónde?, ¿para qué sirve?...

·           Ejercicios de numeración, por ejemplo: “decir 5 cosas que hay en la cocina”, “decir 3 nombres de animales”, “decir tres partes de un coche”, “decir las partes de una casa”.

·           Jugar a los contrarios, resolver adivinanzas, aprender refranes.

·           Intentar hacer frases a partir de una palabra.

·           Que el niño/a cuente cuentos, sus experiencias en el colegio, explique fotos o imágenes de una revista…

 

·         La mayor parte del tiempo la pasa el niño con sus padres, en el entorno familiar, por eso, son los padres los que de una manera lúdica mejor pueden estimular su expresión oral. Ej.: jugar al veo-veo, esconder cosas y luego darle pistas para que las encuentre.

·

·         Se debe dedicar un tiempo breve, para no fatigar al alumno, proporcionando actividades que sean motivadoras y variadas.

 

·         Conviene hablarle mucho, preguntándole por sus preferencias, amigos, actividades favoritas, como va vestido....

 

·         Aprovechar cualquier ocasión (como las tareas de la casa, la observación de las prendas de vestir en el armario, los muebles de una habitación, o los colores) para proporcionar mensajes claros y breves. Siempre colocándose a la altura de los ojos.

 

·         Para aumentar su vocabulario, se le presentarán objetos y se le indicará su nombre. A la vez que se le explica para qué sirve, que color tiene, la forma, sus características. En definitiva, hacerle observar todo lo que tiene a su alrededor.

 

·         En cuanto al esquema corporal, se le debe de enseñar, las distintas partes del cuerpo y que lo generalice en los demás: enseñándole la parte izquierda y la derecha.

 

·         Con apoyo visual de libros o fotografías, estimular una conversación a través del dibujo que aparezca, repasando los conceptos básicos: derecha-izquierda, arriba-abajo, colores, utilidad de cada objeto...

 

·         Es muy motivante para el niño, contarle cuentos cortos, en los que intervengan animales, y ellos puedan participar haciendo ruidos, bailes, gestos, etc., luego se le harán una serie de preguntas sencillas sobre el contenido.

 

·         Hágale aprender su nombre completo, el de su familia y la dirección.

 

·         Manifestarle entusiasmo y alegría cada vez que ponga interés en la actividad que está realizando, aunque no siempre le salga bien.

 

·         No se debe proteger demasiado, puesto que no dejamos que desarrolle su personalidad al completo. Por tanto, hay que darle autonomía para que se relacione con los demás y participe en distintas actividades.

 

·         Se le debe escuchar atentamente y siempre responder a sus preguntas, convirtiendo la comunicación en un placer.

 

·         Los niños aprenden mucho por imitación. Por ello, cuando hable con su hijo, hágalo despacio, pronunciando correctamente, sin darle gritos. Nunca se le debe ignorar cuando quiera hablar, ni reforzar la expresión defectuosa que en un principio puede parecer.

TRABAJAR EL LENGUAJE ORAL EN CASA




 
Existen gran variedad de actividades que se pueden realizar en casa. En el siguiente links  encontraras algunas de ellas espero te sean de utilidad.

 
http://ponferrada.religiosasdelasuncion.org/index.php?option=com_content&view=article&id=241:trabajar-lenguaje-oral-en-casa&catid=74:escuela-de-padres-y-madres

ACTIVIDADES PARA APRENDER A HABLAR


Los psicólogos consideran que la ayuda de los padres en el desarrollo del niño es tan importante que no puede suplirse con nada, ni siquiera con el más sofisticado y atractivo juguete. En esta ayuda, la atención y estimulación del lenguaje del niño ocupa un lugar muy especial, pues si éstas faltan su lenguaje no podrá desarrollar normalmente y se tropezará con graves perturbaciones en dicho proceso.

Comparto contigo algunas de las actividades que puedes trabajar con tu hijo con las que puedes  enriquecer su vocabulario, ampliar su expresión verbal y sus interacciones con los demás así como  estimular su percepción  sensorial y aumentar su comprensión.





Juegos interactivos

Los típicos juegos de toda la vida, como "Aserrín aserrán", "Este fue a por leña..." o "Gatito misito", en los que se combinan las rimas, los gestos y el pequeño tiene que responder o continuar una frase, son muy buenos para fomentar la comunicación.

Dibujos y fotos


Ver y comentar con los niños dibujos y fotos de objetos cotidianos sirve para ampliar su vocabulario. Además del dibujo, también podemos mostrarles el objeto real, para que la asociación entre la palabra y el objeto que representa sea más potente. También se pueden utilizar fotos de familiares para que el pequeño identifique y reconozca a mamá, a papá o a los abuelos.

Cuentos


Debes utilizar cuentos adaptados a la edad del niño. Las actividades que se pueden desarrollar alrededor de un cuento son muy variadas: pueden manejarlos y leerlos ellos mismos, escuchar cómo se los contamos, o les podemos preguntar dónde está un objeto concreto en las ilustraciones.

Canciones y retahílas


A los peques les encanta escuchar canciones y retahílas sencillas que tengan un ritmo bien marcado. Aprovechando este interés, es más fácil que comiencen a decir la sílaba final de una palabra, a hacer los gestos que correspondan y a repetir partes completas de la canción. Les encanta que les repitan constantemente los mismos temas.

Masticar y sacar la lengua


Para desarrollar el lenguaje oral, es fundamental que el niño haga ejercicios de articulación y pronunciación. Desde que su pediatra lo autorice, los pequeños deben masticar para fortalecer sus mandíbulas. También se puede jugar a "las visitas de la Sra. Lengua"; mediante consignas fáciles y divertidas, los peques ejercitan toda la musculatura que influye en el habla: "Ahora la Sra. Lengua va a visitar a la nariz; ahora a la Sra. Barbilla; ahora quiere ir a casa de Doña Oreja Izquierda".

Títeres y marionetas


Las actividades de teatro son muy interesantes como forma de comunicación, tanto por el interés que despiertan como por el deseo de contestarles. Otra forma de mejorar el lenguaje es organizar juegos de disfraces y de dramatización. .

 

ARTICULACIÓN


Si tu hijo tiene problemas en la articulación de algunos fonemas te comparto algunos ejercicios que te serán de ayuda para ejercitar su aparato fono articulador y mejorar o corregir  su pronunciación.
http://reconstruye.com/actividades-para-estimular-el-lenguaje-oral-de-mi-hijo/




 
video
 
 
 
 
 
 
 

EL JUEGO


Los niños son muy lúdicos por lo tanto el  juego es una herramienta de la que podemos echar mano para estimular y motivar  el desarrollo del lenguaje de  nuestros hijos. Por eso, si deseas estimular su lenguaje, hazlo de manera divertida. Comparto con ustedes  algunas pautas y juegos divertidos que pueden trabajar con sus peques.

 Cinco juegos de sonidos para aprender a hablar


      1.-El traductor de sonidos

Un buen ejercicio para que el pequeño aprenda a discriminar los sonidos y los relacione con el lenguaje es hacer de traductor de sonidos. Para ello, el adulto debe traducir con la palabra correspondiente los sonidos y ruidos cotidianos que se producen de forma habitual, como el timbre de la puerta, la lavadora o el teléfono. También se pueden utilizar los de la calle: una sirena, pitidos, un perro o coches. Y los de la naturaleza: un pájaro, el viento, la lluvia, etc.

  1. ¿Dónde estoy?

Con este juego se puede enseñar a los más pequeños a localizar el origen del sonido. El adulto se puede ocultar en distintas partes de la casa y emitir un sonido desde su escondite. También se puede hacer esta actividad con la ayuda de un juguete sonoro.

  1. ¡Saca la lengua!

Una buena idea para trabajar la motricidad labio lingual es decirle al pequeño que su cara es una casita, en la que los ojos son ventanas, la nariz el timbre, la boca la puerta y la lengua un amigo que está dentro de ella.

Este juego permite entrenar los movimientos. Para ello, hay que pedir al niño que llame al timbre, abra la puerta y que deje salir (y volver a entrar después) a su amigo para dar un paseo.

  1. Vamos a soplar

Para aprender a articular bien las palabras, el niño debe ejercitar la respiración y también aprender a acompasar el ritmo de la misma. Un buen ejercicio para ello es jugar a hinchar globos.

Otra propuesta es colocar pequeñas bolitas de papel o de algodón sobre una superficie lisa y soplar sobre ellas para lograr que lleguen las primeras a la meta.

  1. La orquesta

Este juego permite relacionar el lenguaje gestual con el oral a través de los sonidos. En este caso, será la música la que estimule el habla del niño.

El adulto enseña al pequeño los diferentes sonidos de los instrumentos musicales a la vez que realiza el gesto que le corresponde (simula que los toca). Así, el tambor será pon, pon, pon, la trompeta pa, pa, pa y la guitarra ran, ran, ran. El pequeño debe identificar cada gesto y responder con la onomatopeya correspondiente.

 

 

Tres juegos para ampliar y reforzar el vocabulario del niño

Hay juegos para ampliar el vocabulario del niño

Cuando el pequeño ya ha aprendido a expresar sus primeras palabras, se puede estimular y reforzar su vocabulario. Para ello existen otros juegos útiles, que le permiten, además, entender el significado.

Estas son algunas propuestas:

  1. ¿Qué hay ahí?

Un cuento con ilustraciones para niños, una lámina o una revista servirán para ayudar al pequeño a ampliar el vocabulario. El juego consiste en contemplar juntos las imágenes y pedirle que señale y enuncie lo que ve en ellas. Cuando no sepa el nombre de alguna de las cosas que observa, el adulto debe decirle qué es y hacerle una breve descripción.

  1. El tren de las palabras

"Llevo un vagón de... (fruta, animales, colores, etc)". A partir de esta frase el niño y el adulto empiezan a llenar el tren con palabras de la familia elegida. El adulto puede incorporar las menos usuales para que el pequeño pueda participar de forma activa en el juego, a la vez que aprende nuevas palabras.

  1. Veo, veo

Este clásico juego enseña al niño a describir cosas y le ayuda a desarrollar vocabulario. El menor (o el adulto) elige un objeto que esté a la vista y comienza a dar pistas, entre ellas, su color, la letra por la que empieza o su situación. El turno termina cuando el otro jugador adivina qué.


 

 


Consejos para no frenar el habla del niño

·         Dejarle hablar. No interrumpir al niño cuando quiere expresarse para corregirle, ni terminar las frases por él para acelerar la conversación.

·         Aprovechar cualquier ocasión para introducir más vocabulario, explicarle las palabras nuevas y su significado.

·         Leer con el pequeño cada día y dejarle participar de forma activa en la lectura. Hay que responder a sus preguntas sobre ella.

·         No corregirle cuando articule mal una palabra. Es mejor introducir el término de forma correcta de nuevo en la conversación.

·         Los padres son el principal modelo lingüístico para el niño. Por eso hay que cuidar el propio vocabulario y evitar utilizar un lenguaje infantilizado con el pequeño.

 

 

 

 

 

MUSICA


MUSICA

 Sabemos que la música estimula a los niños desde muy temprana edad y es por eso que se encuentra integrada en muchos de los juguetes que existen hoy en día. La música, sin embargo, puede ser algo más que una actividad que mantiene a tu hijo entretenido. Si se utiliza correctamente, puede ser una excelente herramienta para desarrollar las habilidades lingüísticas de los niños.

Es por eso que quiero compartir contigo algunas  canciones divertidas que le encantaran a tu hijo.
video
 
 
 
video